Chema Monje. Psicólogo. Colaborador externo de instituto Séneca.

La exposición del ser humano a sucesos más o menos traumáticos forma parte de nuestra experiencia vital.

El cambio nos acompaña a lo largo de nuestros días y su intensidad hace que nuestros estándares emocionales y fisiológicos queden modificados en mayor o menor grado.

Las estrategias de afrontamiento que seamos capaces de poner en marcha serán las que nos lleven a su superación, o a un desequilibrio.

¿Qué es la Resiliencia?

La Resiliencia se define como la capacidad de adaptación frente a un estímulo perturbador o adverso.

Proviene del latín resilio, resilire que significa rebote o recuperarse e inicialmente de la resistencia que ofrecen diversos materiales ante la deformación, volviendo a su forma original.

Sin embargo, nuevas corrientes están llevando al término a una dimensión más extensa que no solo tiene

que ver con la adaptación, sino también con la forma en la que salimos de la superación del suceso, de la que se espera, más fortalecidos y con una actitud positiva.

Resiliencia

¿Cómo actuar con Resiliencia?

Como casi todas las habilidades, la Resiliencia se entrena y este entrenamiento nos permite estar más preparados para aceptar esos eventos que pudieran romper nuestro estado base de confort.

El autoconocimiento es la base de este  ntrenamiento. Hacer un ejercicio de reflexión de nosotros mismos hará que nos conozcamos mejor, detectando nuestras debilidades y fortalezas, posibilidades o limitaciones.

La tenacidad en nuestros objetivos, el autocontrol de nuestro ímpetu e ideaciones aversivas, la confianza ennuestras competencias y capacidades, la creatividad  en el pensamiento, la flexibilidad en nuestros actos o una mayor capacidad de síntesis y comprensión de lo que nos rodea,  nos ayudarán en nuestra preparación.

La aceptación de la realidad, saber manejar las emociones, cultivar una buena autoestima, práctica del optimismo, reconocer nuestros éxitos, no considerar como propios los fracasos, mejorar la gestión de la presión o apoyarse en los demás nos fortalecen ante lo que estará por llegar.

¿Qué efectos tiene actuar con Resiliencia?

Ser capaz de sobreponerse ante situaciones poco agradables, venidas de ámbitos como el laboral, el familiar, el educativo o el deportivo entre otros, donde todos ponemos en mente ejemplos capaces de perturbar nuestra tranquilidad, generará predisposición a la búsqueda constante de la mejora de nuestra salud, tendencia al éxito, mayor ajuste fuera de nuestra zona de bienestar o detección de la estabilidad en el cambio.

Es fácil decirlo y no tanto será hacerlo, pero no te des por vencido, aprende de los errores, considera los problemas como un reto a los que enfrentarse, ten visión positiva de futuro y haz un ejercicio profundo de entendimiento y aceptación de la realidad que ha tocado vivir.

Merece la pena intentarlo. Ánimo.